escapada en pareja

Con la llegada de la desescalada, la economía española vuelve lentamente a recuperar su actividad. Desde el Hotel Real Ciudad de Zaragoza estamos trabajando muy duro para volver más fuertes que nunca y prestar un servicio de calidad con la máxima garantía de limpieza y desinfección de las instalaciones.

Ubicados a las afueras de la ciudad, ofrecemos un alojamiento de máxima calidad en una zona tranquila de Zaragoza, sin aglomeraciones ni ruido, para que descanses como te mereces en tus vacaciones.

Instalaciones y ventajas del Hotel Real Ciudad de Zaragoza

Desde nuestro hotel a las afueras de Zaragoza ponemos a disposición de los clientes una serie de servicios que lo convierten en una de las mejores opciones de la ciudad.

Contamos con un moderno spa en nuestras instalaciones, en el cual podrás disfrutar de nuestros circuitos de una hora de duración, lleno de beneficios para la salud: fomenta la relajación, activa el sistema circulatorio, tonifica el cuerpo y elimina tensiones. Una experiencia necesaria tras unos meses duros de confinamiento.

Además, contamos con un pequeño gimnasio para nuestros clientes. Porque estar de vacaciones no significa descuidar nuestro cuerpo.

En cuanto a las habitaciones, cuentan con la decoración y servicios acordes a un hotel de cuatro estrellas. Todas ellas vienen equipadas con baño completo con bañera anatómica, televisión de plasma, aire acondicionado y minibar. Además, por reservar cualquier tipo de habitación se incluye parking gratuito en nuestras instalaciones.

Pese a estar a las afueras, el hotel ofrece una rápida conexión en 10 minutos con el centro de Zaragoza, para que disfrutes de la ciudad y de todos sus encantos.

Qué hacer en Zaragoza

Zaragoza ofrece un sinfín de opciones de ocio, tanto diurno como nocturno, que enamora a todo aquel que la visita. Además, cuenta con uno de los mayores legados culturales de toda España.

Si visitas Zaragoza tienes una serie de paradas obligatorias para conocer como es debido la historia de la ciudad: la Basílica del Pilar, la Catedral de la Seo, el Palacio de la Aljafería, los museos romanos… el patrimonio histórico y artístico es bien amplio y demuestra el cruce de culturas que ha habido a lo largo del tiempo en la configuración de la actual Zaragoza.

Para disfrutar con amigos o en familia hay diversas opciones: por un lado, hay que pasar por El Tubo para conocer la gastronomía de la ciudad a través de los numerosos bares que habitan en estos callejones. Por otro lado, se puede disfrutar con los niños en el recinto de la Expo Zaragoza 2008, un lugar que reúne naturaleza y modernidad, con numerosas opciones para disfrutar.